Plan pensiones

Plan pensionesEl plan pensiones es aquel producto financiero de ahorro e inversión que proporciona al titular un complemento económico a partir de determinadas situaciones. Quizá la opción más reconocida es la del plan de pensiones para la jubilación pero también existen planes para supuestos como la viudedad, la orfandad o la invalidez. Por lo tanto, más que de un producto especulativo con carácter inmediato, este tipo de planes representa una opción de ahorro de bajo riesgo y a largo plazo.

 

Coyuntura socioeconómica actual

Los cambios en el sistema público de pensiones empujan a muchos ciudadanos a procurarse una vía suplementaria de ingresos. El retraso de la edad de jubilación y las modificaciones introducidas para el cómputo del periodo de cotización con influencia sobre la pensión, suponen influir de un modo directo en las generaciones futuras. Con el marco legal actual se incrementan las dificultades para acceder a una pensión elevada. Trabajadores de todas las edades ven en un plan pensiones el modo idóneo para complementar su futura pensión procedente del erario público.

Identificación de los planes de pensiones

Suscribir este tipo de planes requiere un exhaustivo ejercicio comparativo previo. Las especificidades de cada modalidad deben ser analizadas y ajustadas a las características y necesidades de cada inversor. Generalmente, la rentabilidad es el principal criterio para clasificar estos planes:

  • Planes de renta fija a largo plazo.
  • Planes de renta fija a corto plazo.
  • Planes de renta variable.
  • Planes de renta fija mixta.
  • Planes de renta variable mixta.
  • Planes garantizados.

No obstante, la definición plena de un plan pensiones requiere otros factores como los sujetos constituyentes, las obligaciones en las aportaciones, y la finalidad última del plan.

Tratamiento fiscal de los planes de pensiones

Junto con la desgravación por la vivienda habitual, los planes de pensiones han contado con un atractivo tratamiento fiscal. La posibilidad de deducción de cantidades que oscilan entre los 10.000 y los 24.000€ ha actuado tradicionalmente como un reclamo para los ahorradores. Sin embargo, la popularidad de estos planes parece verse comprometida por varios aspectos:

- Aparición de nuevos productos financieros con notorias ventajas referentes a la rentabilidad y disponibilidad del capital invertido.
- Incertidumbre en la política económica.

Efectivamente, las constantes baterías de reformas económicas que en los últimos ejercicios se han adoptado por los distintos gobiernos abocan la fiscalidad de los planes a un futuro incierto.

Las recientes recomendaciones que desde la comisión europea se han efectuado al ejecutivo español corroboran esta incertidumbre. En su línea de austeridad, Bruselas aconseja eliminar las deducciones fiscales con origen en las aportaciones a los planes de pensiones. A la hora del rescate de los planes de pensiones, sólo aquellas aportaciones anteriores al 31 de diciembre de 2006 pueden acogerse a una deducción fiscal, en concreto, el 40%. El capital aportado a posteriori tiene consideración de rendimiento de trabajo.

Análisis pormenorizado

La contratación de estos productos de ahorro e inversión debe llevar aparejado un estudio pormenorizado de las distintas opciones. Aportaciones, rentabilidad, supuestos de disponibilidad y fiscalidad deben ser premisas sometidas a análisis. La solvencia y trayectoria de la entidad gestora del plan pensiones debe estar igualmente fuera de cualquier duda.

Foto: weim – Fotolia